• Home
  • /
  • Cómo combatir los pensamientos negativos que tienes en el gimnasio
volver a entrenar 600x400 - Cómo combatir los pensamientos negativos que tienes en el gimnasio

Cómo combatir los pensamientos negativos que tienes en el gimnasio

Construir una relación sana con el gimnasio y el ejercicio es una de las cosas más gratificantes que puedes hacer. No hay nada como ese zumbido post-entrenamiento para alegrar tu día y hacer que te sientas listo para comenzar tus tareas.

Pero nuestras mentes pueden ser nuestros peores enemigos cuando se trata de hacer ejercicio.

El viaje para alcanzar nuestros objetivos puede estar plagado de pensamientos negativos, especialmente en el gimnasio.

A menudo nos decimos que no somos lo suficientemente buenos. Nos separamos por no estar en la línea de meta y presionarnos para lograr resultados dramáticos demasiado rápido.

Sin embargo, con el tiempo, la paciencia, el compromiso y la determinación, verás los cambios, si y sólo si comienzas a creer en ti mismo.

5F75C174 008D 45B3 AB1704D8AC71D2D9 300x200 - Cómo combatir los pensamientos negativos que tienes en el gimnasio

Aquí hay 5 pensamientos negativos que se te pueden presentar mientras estas en el gimnasio y cómo puedes combatirlos.

  1. Todo el mundo me mira y se ríe

Ten la tranquilidad de que no, no te están mirando… se están mirando a ellos mismos. Todo el mundo en el gimnasio se centra en sus propios objetivos personales, en su progreso y su entrenamiento.

Nadie te mirará y definitivamente no te juzgará. Si te miran, será un reconocimiento de que llegaste al gimnasio, mientras que otros no. Siéntete orgulloso de ti mismo y construye tu propia valentía para llegar al gimnasio y trabajar en tu objetivo, esto en sí es más difícil que el entrenamiento en sí mismo.

  1. No estoy en condiciones para estar aquí

El gimnasio es un lugar para absolutamente todo el mundo y todo el mundo empieza en algún lugar. Es posible que no te sientas en tu nivel máximo de felicidad pero después de unos pocos meses consecutivos en el gimnasio, sin duda verás un cambio radical en tu actitud.

Imagina tu futuro y lleva tu ánimo hacia esa motivación. No te alejes y nunca te rindas. Todo el mundo que ves en el gimnasio tenía un punto de partida. Tu viaje está apenas comenzando, así que continúa y piense en tus resultados finales.

  1. No sé lo que estoy haciendo

Averigua qué tipos de ejercicios necesitas para tu situación personal. Lo ideal es pedir apoyo y guía a los instructores que suelen estar ahí, la mayoría de los gimnasios ofrecen una sesión de inducción para empezar.

Ellos mismos, además de darte una rutina, te ayudarán a conocer las diversas máquinas que tienes a tu disposición y te enseñarán a ajustarlas para tus rutinas.

Si todavía estás un poco nervioso para preguntar, revisa diversos blogs y vídeos de YouTube en donde te muestran diferentes tipos de ejercicios que se enfocan a diferentes resultados y áreas.

¿O por qué no ir a una clase de fitness? Asistir a una clase te enseñará algunos movimientos nuevos que puedes comenzar a incorporar en tus propios entrenamientos. Además, el ejercicio en grupo te recordará que no estás solo en este viaje de acondicionamiento físico.

1482949002 150105173733gimnasiosejerciciospropositos624x351thinkstock 300x169 - Cómo combatir los pensamientos negativos que tienes en el gimnasio

  1. Nunca voy a quemar todas las calorías que comí ayer

Una vez que dejes de ver el gimnasio como un castigo y a tu báscula digital como una enemiga, a continuación, la continuidad de entrenamientos regulares serán mucho más agradables.

Al desterrar la idea de que el ejercicio es para quemar todo lo que comiste, será menos probable que te decepciones al final de un entrenamiento.

Si tuviste un mal día ayer, dibuja una línea y empieza de nuevo. No vayas al gimnasio a castigarte, ve porque te hace sentir bien, lo disfrutas y sabes que te dará grandes resultados.

  1. Tuve un entrenamiento terrible

A veces llegas al gimnasio y tu cuerpo simplemente no coopera. Tal vez te encuentras luchando para levantar más peso o por correr un poco más.

No te preocupes, cualquier ejercicio es mejor que no hacer nada. Sólo mantente determinado a volver y aplastar tu próximo entrenamiento aún cuando éste se torne difícil.

Leave Your Comment Here